1930s
La cronología de Zippo comienza en 1930, en el Bradford Country Club, en Bradford, Pensilvania. Mr. Blaisdell ve como un amigo se esforzaba por usar un incómodo encendedor fabricado en Austria. Mr. Blaisdell se dio cuenta de que el encendedor funcionaba bien, incluso con viento, debido a su singular chimenea, pero su aspecto y diseño era poco práctico e ineficiente. En su manejo, el encendedor requería el uso de ambas manos y su fina superficie metálica era fácilmente deformable.
A finales de 1932, Mr. Blaisdell decidió reconstruir el encendedor austríaco. Fabricó una pequeña funda rectangular, fijándole una tapa con bisagra. Conservó el diseño de la chimenea, que protegía la llama. El resultado fue un atractivo encendedor, fácilmente manejable con una sola mano. El nombre “Zippo” fue creado por MrBlaisdell. Le gustaba el sonido de la palabra “zipper”, y entonces elaboró una serie de variaciones de ese sonido hasta decidirse por “Zippo”, que sintió tener un sonido “moderno”.
El nuevo encendedor, vendido por $1.95, era avalado por la (ahora) famosa garantía de por vida: “­It works or we fixit free.™” (funciona o lo arreglamos gratis). La solicitud de patente Zippo se registró en 17 de mayo de 1934. Ese afamado primer Zippo, fabricado en 1933, se encuentra en el Museo Zippo/Case de Bradford.
1940s
La Segunda Guerra Mundial tuvo profundas consecuencias para Zippo En 1941, tras la entrada de los EE.UU. en la guerra, Zippo paró su fabricación de encendedores para los mercados de consumo y se dedicó a fabricar única y exclusivamente para el ejército de los EE.UU. dando origen a la producción del encendedor Zippo Black Crackle™. El mero hecho de que millones de militares americanos llevaran su mechero al campo de batalla fue un importante catalizador en la implantación del Zippo como icono americano en todo el mundo. La fabricación total se destinó a proveer el mercado militar y posibilitó a Zippo volverse económicamente fuerte haciendo a la marca solvente.
Al finalizar la guerra, en 1945, Zippo volvió a vender encendedores a una América en tiempos de paz y retomó su fabricación para el mercado de consumo. 
1950s
El 1 de agosto de 1950 se emitió la segunda patente de Zippo . El diseño del encendedor Zippo sigue siendo prácticamente el mismo aunque con pequeñas mejoras.
A mediados de los años 50 se empezó a grabar el código de fecha en la base de cada encendedor Zippo. Su objetivo inicial era el de efectuar un control de calidad, pero los códigos se convirtieron en una herramienta indispensable para los coleccionistas.
En 1956, se lanzó el Encendedor Zippo Slim® , que fue un importante hito. Esta versión del encendedor Zippo, ligeramente más pequeña, fue diseñada para llamar a las mujeres, pero, para su sorpresa, también resultó atractiva para los hombres.
En 1962, Zippo fabricó su primer producto fuera de la línea de los encendedores. La cinta métrica de bolsillo Zippo, el “metro”, como se llamaba entonces, tenía un diseño muy similar al del famoso encendedor. Desde 1960, otros artículos fueron incluidos y retirados de la línea Zippo. Muchos de ellos, especialmente adaptados al departamento de productos promocionales, incluyendo llaveros, pequeñas herramientas de golf (greenskeepers), conjuntos de pluma y lápiz y la linterna de bolsillo, ZipLight.
1970s
Blaisdell falleció el 3 de octubre de 1978, Su recuerdo no se relaciona solamente con la invención del encendedor Zippo, pero también con su espirito, generoso y amable. Después de su muerte, sus hijas, Harriett B. Wick y Sarah B. Dorn, heredaron el negocio.
Durante la década de los 70, Zippo empezó a expandirse a los mercados extranjeros.
1990s
En 1993, Zippo adquirió W.R. Case and Sons Cutlery Company. El valioso patrimonio de Case empezó con su fundación en 1889. La Empresa se trasladó a Bradford en 1905. Case fabricaba navajas artesanales de calidad superior, incluyendo navajas plegables de bolsillo y navajas deportivas de hoja fija para ediciones limitadas, conmemoraciones y colecciones.
El Museo Zippo/Case abrió las puertas en julio de 1997. Las instalaciones, con 1.394 m², incluyen una tienda y museo. También aquí se encuentra el famoso Centro de Reparación Zippo, donde los visitantes pueden asistir a los procesos de reparación.
En un mundo donde la mayoría de los productos no son reutilizables o su garantía es limitada, Zippo permanece respaldada por su famosa garantía de por vida. En más de 86 años, nadie se ha gastado un sólo céntimo en la reparación del mecanismo de un encendedor Zippo, independientemente de la edad o condiciones del mechero. El mechero es un objeto arraigado en la cultura americana y es un icono internacional de durabilidad y fiabilidad.

Mostrando 1–12 de 382 resultados